Som360 - Encuentro digital: La vida con un trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF)

Los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) son un grupo de afecciones que se pueden dar en una persona cuya madre biológica bebió alcohol durante el embarazo. Estos trastornos pueden producir problemas de diferente gravedad ya sean físicos (bajo peso corporal y baja estatura, mala coordinación, problemas de audición o visión, entre otros) como también problemas del comportamiento y del aprendizaje. Solo evitando el consumo de alcohol durante el embarazo, se puede evitar que el bebé nazca con alguno de estos trastornos.

Los TEAF aparecen ya en la primera infancia, y sus síntomas son permanentes e irreversibles, es decir, perduran a lo largo de toda la vida de la persona. Además, conllevan altos costes sociales, ya que estos trastornos se pueden traducir no solo en problemas de salud, sino también en experiencias escolares dificultosas, problemas legales, conductas sexuales inapropiadas, problemas con el consumo de tóxicos, dependencia y dificultades para la incorporación al mundo laboral.

Nos encontramos pues ante personas afectadas por el trastorno con una expresión del mismo diversa y heterogénea que, junto al desconocimiento del TEAF en algunos profesionales, favorece que se diagnostique exclusiva y/o erróneamente como condiciones comórbidas, amplificando los daños existentes y futuros. Es fundamental el buen diagnóstico del TEAF para poder dirigir a las personas afectadas a los servicios y recursos adecuados y para garantizar que tanto ellas como sus familias reciban un buen apoyo para el manejo de las dificultades asociadas a su trastorno.