Terapias equinas y SAF

Caballos y SAF

Cada vez existe más información sobre los beneficios del trabajo con animales en niños con necesidades especiales como son los diagnosticados por SAF. La relación que se establece entre niños y animales crea un lazo natural, las mascotas se convierten en compañeros y ayudan a que nuestros hijos aprendan el valor de la responsabilidad. Para los niños con necesidades especiales, este vínculo es especialmente valioso, les ofrece una experiencia llena de afecto sin condiciones y proporciona oportunidades para la terapia física y emocional.

Nos hemos acercado a un centro especializado en Terrapias Equinas y Elia, la profe de una niña con SAF, nos ha contestado amablemente a estas preguntas:

1. ¿Cuánto tiempo llevas trabajando con niños y animales?

Llevo trabajando 5 años en terapias ecuestres

2. ¿Qué tipo de trabajos sueles hacer con niños y caballos?

Hago terapias individualizadas según las necesidades de cada uno de los niños. Se hacen juegos y ejercicios tanto pie a tierra como encima del caballo.

3. ¿Qué respuesta sueles encontrar?

Suelo encontrar una respuesta muy buena con esta terapia, porque además de cubrir las necesidades de gran variedad de enfermedades, aporta un beneficio psicológico extra al trabajar con animales. Además, el efecto motivacional que se encuentra en los niños es muy grande, por lo que ellos se esfuerzan más y el beneficio de la terapia realizada es aún mayor.

4. Cuéntanos alguna anécdota de algún alumno al que hayas tratado con terapias equinas

La anécdota que más me ha marcado es la de una adolescente con una enfermedad degenerativa (Ataxia de Friedrich) que vino con un grupo del Ayuntamiento.
Ella me contó que su padre trabajaba frente a la hípica y que ella siempre quiso montar a caballo, pero la respuesta siempre era una negativa porque estaba “malita” y no podría hacerlo nunca.
Me enternecieron sus ojos llorosos pensando que aunque hubiese venido con el grupo, ella no podría hacer la actividad.
Me subí con ella al caballo para ayudarle a sostenerse e hicimos distintos ejercicios como si hiciésemos disciplinas diferentes. Creo que su cara de felicidad y satisfacción no se me olvidará nunca.

5. ¿Qué diferencia hay entre hipoterapia y equitación terapeútica?

La diferencia entre hipoterapia y la equitación terapéutica radica principalmente en el nivel de interacción y autonomía del usuario con respecto al caballo.

En hipoterapia se hacen ejercicios al paso e incluso parados, una persona ha de llevar al caballo pie a tierra y en algunas ocasiones se hace en monta gemela (el terapeuta se sube al caballo con el usuario). El objetivo de las sesiones es principalmente de rehabilitación.

En equitación terapéutica el usuario tiene más autonomía, se dirige al caballo, se va al paso, al trote, e incluso al galope. El objetivo de las sesiones es principalmente terapéutico.

En algunos casos, se puede combinar según el objetivo específico que se quiera realizar en la sesión.

6. ¿Qué beneficios ves en este tipo de tratamientos?

Los beneficios son muy variados:

A nivel psicomotor, estas terapias mejoran los problemas de tono muscular (hipotonía e hipertonía), el equilibrio, la marcha, la psicomotricidad fina y gruesa, la coordinación, la planificación motora, reduce los patrones de movimiento anormales, etc.

A nivel psicológico mejora el autoestima y el autocontrol, el nivel atencional, la memoria, etc.

En cuanto a la comunicación, mejora las habilidades sociales, la comunicación verbal y no verbal, etc.


7. ¿Con qué frecuencia recomiendas este tipo de terapias?

Yo recomiendo una o dos veces por semana, dependiendo de los objetivos establecidos para cada caso en particular.

8. ¿Qué importantes beneficios destacas en terapias con caballos?

Las terapias con animales tienen como beneficio o “plus” ante las demás terapias el hecho de que es una actividad diferente y aumenta la motivación, por lo que estos usuarios ponen más de su parte y facilita mucho la terapia.
Otro beneficio específico de las terapias con caballos es que éstos son animales muy inteligentes y son nuestro reflejo, por lo que ayudan mucho a regular nuestras emociones, sentimientos y las expresiones de estos sentimientos. Desarrolla cualidades como la comunicación no verbal, la paciencia, la tolerancia, la adaptación, etc.
Además, la intervención con caballos puede hacerse para la prevención, mantenimiento, mejora de una gran variedad de trastornos, déficits, disfunciones, etc.
El caballo además nos proporciona tres principios terapéuticos únicos:
– El calor corporal que transmite mejora la espasticidad, ayuda a relajar musculatura y ligamentos, estimula el sistema circulatorio…
– La transmisión de impulsos rítmicos al cinturón pélvico, columna y miembros inferiores mejora la motricidad, el tono muscular y la coordinación. Además, las experiencias sensoriales recibidas por estos impulsos posibilitan la integración sensorial.
– La transmisión de un patrón de locomoción tridimensional (equivalente al patrón fisiológico de la marcha humana) adquiere una gran importancia en el tratamiento de disfunciones neuromotoras (por ejemplo parálisis cerebral). Este patrón fisiológico se graba en el cerebro y se automatiza, haciendo posible la transferencia a la marcha.

Podría seguir hablando de otros tantos beneficios de este tipo de terapias, incluso como deporte, el caballo es un animal que desarrolla una gran sensibilidad y empatía, y ayuda a aumentar la autoestima promoviendo la igualdad.

Elia Molina Cabrera
Tel. 649632427

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *